Frases PositivasDescubre los mejores Poemas...

Descubre los mejores Poemas de la Naturaleza: 150+ poemas cortos, largos, rimados y para niños 🌿

Descubre los mejores Poemas de la Naturaleza: 150+ poemas cortos, largos, rimados y para niños 🌿

Download

Descubre los mejores Poemas de la Naturaleza 🌿

La poesía es una forma de arte que expresa la condición humana en relación con el mundo natural. Es una forma de captar la esencia de la vida, las emociones, pensamientos y experiencias que conforman nuestra existencia. Los poemas sobre la naturaleza, en particular, son versos que celebran la belleza y diversidad de la naturaleza, fuente de inspiración de muchos poetas.

- Advertisement -

En este artículo exploraremos los distintos tipos de poemas sobre la naturaleza, desde los cortos a los largos, desde los que riman a los de verso libre, y desde los infantiles a los adultos. También descubriremos cómo los poemas de la naturaleza trascienden las fronteras del tiempo y la cultura, creando un lenguaje universal que conecta a la humanidad con la Tierra.

Acompáñenos en un viaje por el mundo de los poemas de la naturaleza, un viaje que enriquecerá nuestra apreciación y comprensión de las maravillas naturales que nos rodean.

Poemas de La Naturaleza

La naturaleza es un tapiz tejido con innumerables significados, un espacio intrincado que nos otorga infinitos dones. Es el santuario donde las personas pueden redescubrirse a sí mismas en medio de la belleza del mundo que las rodea.

La naturaleza es lo que vemos” de Emily Dickinson

La naturaleza es lo que vemos
La colina-la tarde-
Ardilla-Eclipse-el abejorro-
No, la naturaleza es el cielo.
La naturaleza es lo que oímos.
El Bobolink-el mar-
El trueno- El grillo-
No, la naturaleza es armonía.
La naturaleza es lo que conocemos.
Pero no tenemos arte para decir.
Tan impotente es nuestra sabiduría
Para su simplicidad.

Vagué solitario como una nube” de William Wordsworth

Vagué solitario como una nube
Que flota en lo alto sobre valles y colinas,
Cuando de repente vi una multitud,
Una multitud de narcisos dorados;
Junto al lago, bajo los árboles,
Revoloteando y bailando en la brisa.

Continuas como las estrellas que brillan
Y centellean en la vía láctea,
Se extienden en una línea interminable
A lo largo del margen de una bahía:
Diez mil las vi de un vistazo,
agitando sus cabezas en alegre danza.

Las olas a su lado bailaban, pero ellas
superaban en alegría a las olas centelleantes:
Un poeta no podía sino estar alegre,
en tan alegre compañía:
Yo miraba, y miraba, pero poco pensaba
Qué riqueza me había traído el espectáculo:

Porque a menudo, cuando estoy en mi lecho
Vacío o pensativo,
Destellan en ese ojo interior
Que es la dicha de la soledad;
Y entonces mi corazón se llena de placer,
Y baila con los narcisos.

- Advertisement -

Parada en el bosque en una tarde nevada” de Robert Frost

De quién son estos bosques creo que lo sé.
Pero su casa está en el pueblo;
No verá que me detengo aquí
Para ver sus bosques llenarse de nieve.

Mi pequeño caballo debe pensar que es extraño
Parar sin una granja cerca
Entre el bosque y el lago helado
La tarde más oscura del año.

Sacude los cascabeles de su arnés
Para preguntar si hay algún error.
El único otro sonido es el barrido
De viento suave y copos de plumón.

El bosque es hermoso, oscuro y profundo,
Pero tengo promesas que cumplir,
Y millas que recorrer antes de dormir,
Y millas que recorrer antes de dormir.

Poemas de La Naturaleza Cortos

Adentrarse en el mundo de los poemas breves sobre la naturaleza revela un profundo aprecio por la belleza que nos rodea. Estos concisos versos nos recuerdan que debemos detenernos y maravillarnos ante las maravillas de nuestro mundo. Los poetas, inspirándose en la grandeza de la naturaleza, elaboran obras elocuentes que celebran desde las inmensas nubes del cielo hasta las gotas de rocío más diminutas.

  • Bruma en el Bosque:
    En la espesura, la bruma danza,
    entre árboles que cuentan su añeja balanza.
    Susurros de hojas, melodía en trance,
    la naturaleza, en mágico romance.
  • Río Transparente:
    Río que fluye con cristalina pureza,
    espejo del cielo en tu serenidad.
    Rumor de agua, canción en la belleza,
    en tu corriente, la vida en su verdad.
  • Amanecer Silencioso:
    El sol despierta, pintando el cielo,
    colores suaves, un lienzo en desvelo.
    La naturaleza, en paleta de ensueño,
    susurra al día su secreto empeño.
  • Noche Estrellada:
    Bajo el manto estelar, la noche suspira,
    constelaciones danzan en la esfera.
    La Luna, testigo de cada lira,
    poesía cósmica que el universo genera.
  • Mar Infinito:
    Olas que acarician la orilla con pasión,
    el mar, un poema en eterna creación.
    Arena fina, testigo del vaivén,
    en susurros salados, la vida se sostiene.

Consulte también Frases de Café y Amor ☕

Poemas de La Naturaleza Con Rima

La naturaleza, con su vasto lienzo de belleza y beneficios, ha alimentado perennemente la imaginación de los poetas. Los poemas rimados sobre la naturaleza, en particular, crean una danza melódica de palabras, añadiendo un encanto rítmico a las expresiones líricas de las maravillas de la naturaleza.

  • Bajo el Sol Radiante:
    Bajo el sol radiante, el día se despierta,
    la naturaleza, en su danza, concierta.
    Flores que ríen, al viento se inclinan,
    en este paisaje, la dicha se ilumina.
  • Susurros del Bosque:
    En el bosque escondido, secretos se revelan,
    susurros de hojas, historias que destellan.
    Pájaros cantores, en coro danzan,
    la naturaleza, en versos se abalanza.
Poemas de La Naturaleza Con Rima

Download

- Advertisement -
  • Río Cantarín:
    Por la rivera, el río canta,
    melodía que en las piedras encanta.
    Entre verdes orillas, su viaje emprende,
    la naturaleza, en notas se extiende.
  • Noche Estrellada:
    Bajo el manto estrellado, la noche se adorna,
    constelaciones riman, en la esfera que trona.
    La luna, poeta de la oscuridad,
    en versos de luz, la naturaleza se revela.

Poemas de La Naturaleza para Niños

Inculcar un amor temprano por la naturaleza es crucial, ¿y qué mejor manera que a través de poemas encantadores? Los poemas sobre la naturaleza para niños infunden la magia del aire libre en los versos, fomentando el aprecio por los árboles, la fauna, las flores, el mar y la lluvia. Estos poemas se convierten en trampolines para que las mentes jóvenes conecten con el mundo natural.

  • Bosque de Maravillas:
    En el bosque de maravillas, donde los árboles susurran,
    y los duendes curiosos bajo las hojas murmuran.
    Los conejos juguetones danzan en su prado,
    mientras las luciérnagas iluminan el sendero encantado.

    Mariposas bailarinas pintan el aire de colores,
    y los pájaros componen melodías entre las flores.
    Un arcoíris de risas se forma alrededor,
    en este bosque encantado, la alegría es un fervor.
  • La Fiesta del Jardín:
    En el jardín, una fiesta mágica acontece,
    donde las flores conversan y la abeja obedece.
    Las mariquitas juegan al escondite,
    mientras las libélulas dan vueltas en su danza resplandeciente.

    Las plantas son testigos del festín,
    donde cada hoja y pétalo es un invitado feliz.
    Las mariposas despliegan sus alas de seda,
    y el sol acaricia con su luz la fiesta que no cesa.
  • La Aventura del Pequeño Explorador:
    Un pequeño explorador con su sombrero de ala ancha,
    se aventura en el bosque, su tierra franca.
    Descubre huellas de animales en el suelo,
    mientras los árboles cuentan historias con su vuelo.

    Arroyos cristalinos son caminos a explorar,
    y las rocas son tesoros que quiere guardar.
    El sol le guiña un ojo desde lo alto del cielo,
    en esta tierra mágica donde el niño es un sutil centinelo.

Consulte también Frases de Fe

Poemas de La Naturaleza Cortos que Rimen para Niños

Para las mentes jóvenes y curiosas, breves poemas rimados sobre la naturaleza tejen melodías juguetonas. Estos versos responden a la vibrante imaginación de los niños, haciendo de la exploración de la naturaleza un viaje emocionante y delicioso a través de expresiones rítmicas.

  • Bosque Encantado:
    En el bosque encantado, donde los árboles cuentan cuentos,
    hadas risueñas bailan sobre los matorrales y sus asientos.
    Mariposas de colores, como pétalos danzantes,
    en este reino verde, todos son brillantes.
  • Aventura del Sol y la Luna:
    El sol y la luna juegan a las escondidas,
    entre nubes de algodón y estrellas divertidas.
    El día y la noche, en su eterna danza,
    en el cielo de sueños, su alegría avanza.
  • La Canción del Río:
    Un río cantarín serpentea por el prado,
    sus aguas risueñas, como versos alocados.
    Peces curiosos nadan en su sinfonía,
    en este concierto acuático, la naturaleza sonríe cada día.
  • Amigos del Jardín:
    En el jardín mágico, flores y abejas charlan,
    entre risas de mariposas que danzan.
    Colibríes juguetones, en vuelo travieso,
    encuentran en las flores su festín jugoso.
  • Cielo de Burbujas:
    El cielo de burbujas, cuando llueve suave,
    gotas de rocío pintan un arco en clave.
    En esta sinfonía de colores en el cielo,
    la naturaleza celebra su juego más bello.

Poemas de La Naturaleza Largos

Aventurarse en el terreno de los poemas largos sobre la naturaleza ofrece una exploración más amplia de los entresijos del mundo natural. Los poetas, inspirados por la grandeza de los paisajes naturales, despliegan versos elaborados que pintan cuadros vívidos y evocan emociones profundas.

Lo que me gustaría cultivar en mi jardín” de Katherine Riegel

Peonías, pesadas y rosas como vestidos de dama de honor de los 80
y con el mismo aroma. Guisante dulce,
porque me gustan los olores chocantes y el coche
que conducía en la universidad se llamaba así: un Datsun
Datsun con tendencia a petardear.

Guisantes de azúcar, que también podría
por el sabor que tienen
tener catorce años y seguir llorando la granja de caballos
de la que me habían desarraigado a los diez.
También: salvia, menta y tomillo -los relojes
del verano, y sandía y lobelia azul.

Lavanda para las abejas y porque odio
todos los olores falsos de lavanda. Tomates para cortar
y colocar en pan tostado para BLTs, con o sin
la b y la l. También me gustaría plantar
el dulce alyssum que huele a miel y a paz,
y que florezca aunque haga calor,

y también lirios, para que me quede algo
para mirar cuando vengan los conejos.
Siempre vienen. Siempre
siempre hambrientos. Y creo que he terminado
de proteger una cosa dulce de otra.

El Tyger” de William Blake

¡Tyger! Tyger! ardiendo brillante
En los bosques de la noche,
¿Qué mano u ojo inmortal
Podría enmarcar tu temible simetría?

¿En qué lejanas profundidades o cielos
ardió el fuego de tus ojos?
¿A qué alas se atreve a aspirar?
¿Qué mano se atreve a agarrar el fuego?

¿Y qué hombro, y qué arte
¿Podría retorcer los tendones de tu corazón?
Y cuando tu corazón comenzó a latir
¿Qué temible mano y qué temibles pies?

¿Qué martillo? ¿Qué cadena?
¿En qué horno estaba tu cerebro?
¿Qué yunque? ¿Qué temible asidero
¿Se atreven sus terrores mortales a estrechar?

Cuando las estrellas arrojaron sus lanzas
y regaron el cielo con sus lágrimas,
¿Sonrió al ver su obra?
¿El que hizo al Cordero te hizo a ti?

¡Tigre! ¡Tyger! ardiendo brillante
En los bosques de la noche,
¿Qué mano u ojo inmortal,
se atreve a enmarcar tu temible simetría?

La belleza intemporal de la naturaleza

En el vasto reino de los poemas sobre la naturaleza, descubrimos una belleza intemporal que trasciende los límites del lenguaje y la cultura. Cada verso se convierte en un portal que permite a los lectores recorrer los intrincados paisajes pintados por poetas de diversas procedencias. La naturaleza, como musa, permanece perenne, inspirando a los poetas a crear versos que se hacen eco de la profunda belleza de nuestra Tierra común.

La influencia de la naturaleza en la poesía es un lenguaje universal que permite a los poetas comunicarse más allá de fronteras y culturas. Independientemente de las diferencias lingüísticas, la experiencia compartida de la naturaleza une a la humanidad. Los poemas de la naturaleza son un testimonio de la conexión duradera entre la palabra escrita y la Tierra que la inspira.

Conclusión – Una oda poética a la grandeza de la naturaleza

En conclusión, los poemas de la naturaleza se erigen como tributos intemporales a la majestuosidad del mundo natural. Cortos o largos, con rima o en verso libre, estos poemas tejen una narración que capta la esencia de nuestra conexión con la naturaleza. Al sumergirnos en estos versos, nos embarcamos en un viaje poético, fomentando un profundo aprecio por la belleza que nos rodea. La sinfonía de la naturaleza, escuchada a través de las palabras de los poetas, sigue inspirándonos, deleitándonos y recordándonos las maravillas ilimitadas que aguardan a quienes se detienen a escucharlas.

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¿Te ha gustado? Compártelo = 💝