InicioPoemas25 Poemas de Muerte...

25 Poemas de Muerte que te harán Reflexionar sobre la Vida, el Amor y la Pérdida

La muerte, un tema que a menudo evitamos, ha sido una fuente inagotable de inspiración para poetas de todas las épocas y culturas. En sus versos, los poetas han encontrado maneras de expresar el dolor, el amor y la esperanza que rodean la pérdida de un ser querido. He incluido distintos tipos de poemas sobre la muerte, desde los breves y concisos hasta los profundos y emotivos.

Los poemas de muerte nos permiten reflexionar sobre la fugacidad de la vida, nos conectan con nuestras emociones más profundas y nos ayudan a encontrar consuelo en momentos de dolor. A través de los siglos, los poetas han utilizado sus palabras para transformar el sufrimiento en arte, creando obras que resuenan en el alma y nos ofrecen una comprensión más profunda de nuestra propia mortalidad.

En el Día de Muertos, una celebración mexicana que honra a los difuntos, la poesía juega un papel crucial. Los poemas escritos para esta ocasión combinan el dolor de la pérdida con la alegría de recordar, utilizando imágenes vibrantes y símbolos culturales que celebran la vida de aquellos que ya no están con nosotros.

Finalmente, exploraremos los poemas de muerte cortos, conocidos por su capacidad de encapsular emociones profundas en pocas palabras.

Poemas de Muerte: Un Viaje a Través de la Emoción y la Reflexión

La muerte, un tema universal que ha inspirado a poetas a lo largo de la historia, nos invita a reflexionar sobre la fugacidad de la vida, la pérdida y la trascendencia. Los poemas de muerte son ventanas a las emociones más profundas, donde el dolor, la nostalgia y la esperanza se entrelazan en versos que resuenan en el alma.

1. ¡Cómo de entre mis manos te resbalas! – Francisco de Quevedo

¡Cómo de entre mis manos te resbalas!
¡Oh, cómo te deslizas, edad mía!
¡Qué mudos pasos traes, oh muerte fría,
pues con callado pie todo lo igualas!

Feroz de tierra el débil muro escalas,
en quien lozana juventud se fía;
mas ya mi corazón del postrer día
atiende el vuelo, sin mirar las alas.

¡Oh condición mortal! ¡Oh dura suerte!
¡Que no puedo querer vivir mañana,
sin la pensión de procurar mi muerte!

¡Cualquier instante de la vida humana
es nueva ejecución, con que me advierte
cuán frágil es, cuán mísera, cuán vana.

2. Nocturno a la alcoba – Xavier Villaurrutia

La muerte toma siempre la forma de la alcoba
que nos contiene.

Es cóncava y oscura y tibia y silenciosa,
se pliega en las cortinas en que anida la sombra,
es dura en el espejo y tensa y congelada,
profunda en las almohadas y, en las sábanas, blanca.

Los dos sabemos que la muerte toma
la forma de la alcoba, y que en la alcoba
es el espacio frío que levanta
entre los dos un muro, un cristal, un silencio.

Entonces sólo yo sé que la muerte
es el hueco que dejas en el lecho
cuando de pronto y sin razón alguna
te incorporas o te pones de pie.

Y es el ruido de hojas calcinadas
que hacen tus pies desnudos al hundirse en la alfombra.

Y es el sudor que moja nuestros muslos
que se abrazan y luchan y que, luego, se rinden.

Y es la frase que dejas caer, interrumpida.
Y la pregunta mía que no oyes,
que no comprendes o que no respondes.

Y el silencio que cae y te sepulta
cuando velo tu sueño y lo interrogo.

Y solo, sólo yo sé que la muerte
es tu palabra trunca, tus gemidos ajenos
y tus involuntarios movimientos oscuros
cuando en el sueño luchas con el ángel del sueño.

La muerte es todo esto y más que nos circunda,
y nos une y separa alternativamente,
que nos deja confusos, atónitos, suspensos,
con una herida que no mana sangre.

Entonces, sólo entonces, los dos solos, sabemos
que no el amor sino la oscura muerte
nos precipita a vernos cara a los ojos,
y a unirnos y a estrecharnos, más que solos y náufragos,
todavía más, y cada vez más, todavía.

3. Elegía a Ramón Sijé – Miguel Hernández

Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.

Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor sin instrumento,
a las desalentadas amapolas

daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.

(Versión completa)

4. Amor eterno – Gustavo Adolfo Bécquer

Podrá nublarse el sol eternamente;
Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la tierra
Como un débil cristal.
¡todo sucederá! Podrá la muerte
Cubrirme con su fúnebre crespón;
Pero jamás en mí podrá apagarse
La llama de tu amor.

Poemas de Día de Muertos

El Día de Muertos, una celebración mexicana que honra a los difuntos, es una rica fuente de inspiración para los poetas. Esta festividad combina el dolor de la pérdida con la alegría de recordar, y los poemas escritos para esta ocasión reflejan esa dualidad.

5. Ofrenda de Recuerdos

En el altar de colores,
velas titilan,
incienso perfuma el aire,
recuerdos que palpitan.

Pan de muerto y tequila,
sabores que compartimos,
historias y risas,
en el corazón los sentimos.

Calaveras sonrientes,
nos miran sin rencor,
la muerte es un paso,
un nuevo corredor.

6. Camino de Cempasúchil

Pétalos de sol,
guían tu regreso,
camino de cempasúchil,
un efímero acceso.

En cada flor, un recuerdo,
en cada aroma, una voz,
tus pasos resuenan,
en este mundo de dos.

La noche se ilumina,
con la luz de tu amor,
en el Día de Muertos,
te reencuentras con tu flor.

Los poemas de Día de Muertos suelen estar llenos de simbolismo y referencias culturales que celebran la vida de aquellos que han partido. Utilizan imágenes vibrantes de altares, flores de cempasúchil y calaveras decoradas, creando una atmósfera festiva a la vez que reverente.

Poemas de Muerte Cortos

Los poemas de muerte cortos son conocidos por su capacidad de encapsular emociones profundas en pocas palabras. Estos poemas, aunque breves, tienen el poder de resonar profundamente en el lector, ofreciendo consuelo y reflexión.

7. Calavera Catrina

Elegante y coqueta,
con sombrero emplumado,
la Catrina nos recuerda,
que la vida es un legado.

Baila entre las tumbas,
con su sonrisa burlona,
la muerte es una fiesta,
una eterna corona.

En su mirada vacía,
vemos nuestro reflejo,
la vida es un suspiro,
un eterno cortejo.

8. Altar de Vida

No es un adiós,
es un hasta luego,
en el altar de vida,
florece nuestro fuego.

Las fotos sonríen,
los objetos hablan,
tus huellas se marcan,
en este mundo que caminan.

La muerte no es el final,
es un nuevo comienzo,
en el Día de Muertos,
el amor es el lienzo.

Poemas de muerte cortos y su autor

A continuación, presentamos algunos de poemas de muerte cortos y sus autores, que han dejado una huella imborrable en la literatura:

9. Caminante, no hay camino – Antonio Machado

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante, no hay camino
sino estelas en la mar.

10. Coplas a la muerte de su padre – Jorge Manrique

I

Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte
contemplando
cómo se pasa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando;
cuán presto se va el placer;
cómo después de acordado
da dolor;
cómo a nuestro parecer
cualquiera tiempo pasado
fue mejor.

Poema de Día de Muertos Corto

Los poemas cortos de Día de Muertos son perfectos para capturar la esencia de la celebración en pocas líneas, ideales para recitar en altares o en reuniones familiares.

11. Lo fatal – Rubén Darío

Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura porque esa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror…
Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,

¡y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos!…

Poemas cortos de Día de Muertos para niños

Involucrar a los niños en la celebración del Día de Muertos puede ser una manera hermosa de enseñarles sobre la importancia de recordar y honrar a los seres queridos que ya no están con nosotros. Aquí hay algunos de poemas cortos que son accesibles y significativos para los niños:

12. Calaveras de azúcar – René Colato Laínez

Calaveras de azúcar
díganle a los que se fueron
que los recuerdo y los quiero
que en mi mente están primero.

Calaveras de azúcar
díganle que este pan de muerto
y toda esta rica comida
es la que les gustaba en vida.

Calaveras de azúcar
enciendan todas estas velas
para que iluminen el vuelo
de la tierra hasta el cielo.

Calaveras de azúcar
delen todas estas flores
que las corté con cariño.
Son el regalo de un niño.

Poemas del Día de Muertos que Rimen

Los poemas rimados son especialmente populares durante el Día de Muertos, ya que su ritmo y musicalidad los hacen perfectos para recitar y compartir en familia. Estos poemas pueden ser tanto humorísticos como serios, reflejando la complejidad de la celebración.

13. Ofrenda de Rimas

En el altar, la luz brilla,
recuerdos que el corazón aviva.
Calaveras de dulce sonrisa,
la muerte con la vida se pisa.

Pan de muerto, aroma a hogar,
velas que alumbran este lugar.
Flores de cempasúchil, camino a seguir,
para que los muertos puedan venir.

14. Noche de Ánimas

La noche se viste de misterio,
las almas vienen en un vuelo ligero.
El cementerio se llena de luz,
los recuerdos nos dan su cruz.

Entre risas y lágrimas,
celebramos esta tradición que amamos.
El Día de Muertos es un regalo,
un lazo que al cielo nos lleva de la mano.

15. Camino de Flores

El camino de flores, un sendero de amor,
nos lleva al encuentro con nuestro Señor.
Los muertos nos visitan, nos llenan de paz,
y nos recuerdan que la vida es fugaz.

Así que abramos nuestros corazones,
y recibamos a nuestros seres queridos con canciones.
El Día de Muertos es una fiesta de amor,
que nos une a todos en un abrazo de dolor.

Poema a la Muerte de Benedetti

Mario Benedetti, uno de los poetas más queridos de habla hispana, también abordó el tema de la muerte en su obra. Su poema “Muerte de Soledad Barret” es un poderoso testimonio del dolor y la injusticia, y refleja su profunda sensibilidad social.

16. Muerte de Soledad Barret

Viviste aquí por meses o por años
trazaste aquí una recta de melancolía
que atravesó las vidas y las calles

hace diez años tu adolescencia fue noticia
te tajearon los muslos porque no quisiste
gritar viva hitler ni abajo fidel

eran otros tiempos y otros escuadrones
pero aquellos tatuajes llenaron de asombro
a cierto uruguay que vivía en la luna

y claro entonces no podías saber
que de algún modo eras
la prehistoria de Ibero

(Versión completa)

Poemas sobre la Muerte de un Ser Querido

La muerte de un ser querido es una de las experiencias más dolorosas que uno puede enfrentar. Los poetas han tratado de capturar ese dolor y transformarlo en palabras que puedan ofrecer consuelo y comprensión. Estos poemas suelen explorar el vacío dejado por la pérdida, así como los recuerdos que mantienen viva la presencia del ser amado.

17. Recuérdame – David Harkins

«Recuérdame»

Puedes llorar porque se ha ido, o puedes
sonreír porque ha vivido.

Puedes cerrar los ojos
y rezar para que vuelva o puedes abrirlos y ver todo lo que ha
dejado;
tu corazón puede estar vacío
porque no lo puedes ver,
o puede estar lleno del amor
que compartisteis.

Puedes llorar, cerrar tu mente, sentir el
vacío y dar la espalda,
o puedes hacer lo que a ella le gustaría:
sonreír, abrir los ojos, amar y seguir.

18. Ausencia – Poemas de Jorge Luis Borges

Habré de levantar la vasta vida
que aún ahora es tu espejo:
cada mañana habré de reconstruirla.
Desde que te alejaste,
cuántos lugares se han tornado vanos
y sin sentido, iguales
a luces en el día.
Tardes que fueron nicho de tu imagen,
músicas en que siempre me aguardabas,
palabras de aquel tiempo,
yo tendré que quebrarlas con mis manos.
¿En qué hondonada esconderé mi alma
para que no vea tu ausencia
que como un sol terrible, sin ocaso,
brilla definitiva y despiadada?
Tu ausencia me rodea
como la cuerda a la garganta,
el mar al que se hunde.

Poemas de Muerte y Amor

El amor y la muerte están intrínsecamente ligados, y muchos poetas han explorado esta conexión en su trabajo. Los poemas que combinan estos dos temas a menudo son intensamente emotivos, reflejando tanto el dolor de la pérdida como la belleza del amor eterno.

19. En los funerales de un amigo – Ciro Mendía

Qué exequias más hermosas, qué gentío,
cuántas flores y sombras, cuánta pena,
con su mutis quedó sola la escena,
cuántas hojas caídas sin rocío.

Qué silencio en las voces, y qué frío
por el amigo muerto. Gime llena
de angustia el alma por el alma buena,
cómo me dueles, compañero mío.

La amistad y el amor están presentes,
la pluma y el talento están de luto,
nieblas hay en los ojos, en las frentes.

Y pienso al ver el fúnebre ajetreo
que por razones de mi ceño hirsuto
no irá a mi entierro nadie, ni yo, creo.

20. Poema de la despedida – José Ángel Buesa

Te digo adiós, y acaso te quiero todavía.
Quizá no he de olvidarte, pero te digo adiós.
No sé si me quisiste… No sé si te quería…
O tal vez nos quisimos demasiado los dos.

Este cariño triste, y apasionado, y loco,
me lo sembré en el alma para quererte a ti.
No sé si te amé mucho… no sé si te amé poco;
pero sí sé que nunca volveré a amar así.

Me queda tu sonrisa dormida en mi recuerdo,
y el corazón me dice que no te olvidaré;
pero, al quedarme solo, sabiendo que te pierdo,
tal vez empiezo a amarte como jamás te amé.

Te digo adiós, y acaso, con esta despedida,
mi más hermoso sueño muere dentro de mí…
Pero te digo adiós, para toda la vida,
aunque toda la vida siga pensando en ti.

Lee más Poemas de Despedida en nuestra esta colección de poemas de despedida aquí.

21. Blues del funeral – WH Auden

Parar todos los relojes, cortar el teléfono,
evita que el perro ladre con un jugoso hueso,
Silenciad los pianos y con tambor apagado
Sacad el ataúd, que vengan los dolientes.

Que los aviones vuelen gimiendo sobre nuestras cabezas
garabateando en el cielo el mensaje «Ha muerto»,
Pongan lazos de crespón alrededor de los cuellos blancos de las palomas públicas,
Que los policías de tráfico lleven guantes negros de algodón.

Él era mi norte, mi sur, mi este y mi oeste,
Mi semana laboral y mi descanso dominical,
Mi mediodía, mi medianoche, mi charla, mi canción;
Pensé que el amor duraría para siempre; me equivoqué.

Las estrellas no se quieren ahora: apagadlas todas;
Empaca la luna y desmantela el sol;
Vierte el océano y barre la madera;
Porque ya nada puede ser bueno.

Poemas de Muerte y Dolor

El dolor de la muerte es una emoción universal, y los poetas han utilizado sus palabras para dar voz a ese sufrimiento. Estos poemas pueden ser crudos y desgarradores, pero también ofrecen una forma de procesar y superar el dolor.

22. Remordimiento por cualquier muerte – Jorge Luis Borges

Libre de la memoria y de la esperanza,
ilimitado, abstracto, casi futuro,
el muerto no es un muerto: es la muerte.
Como el Dios de los místicos,
de Quien deben negarse todos los predicados,
el muerto ubicuamente ajeno
no es sino la perdición y ausencia del mundo.
Todo se lo robamos,
no le dejamos ni un color ni una sílaba:
aquí está el patio que ya no comparten sus ojos,
allí la acera donde acechó su esperanza.
Hasta lo que pensamos podría estarlo pensando él también;
nos hemos repartido como ladrones
el caudal de las noche y de los días.

23. 255 – Emily Dickinson

Morir — lleva muy poco tiempo —
Se dice que no duele —
Tan sólo es un desmayo — por etapas —
queda después — fuera de vista —Un Lazo más oscuro — por un Día —
Apenas un Crespón en el Sombrero —
y luego la preciosa luz del sol —
nos ayuda a olvidar —
al ausente — la mística — criatura —
que si no nos hubiera amado así —
se habría dado al sueño — esa infalible hora —
sin el menor cansancio —

Poema de la Vida y la Muerte Corto

Finalmente, los poemas que abordan tanto la vida como la muerte en un formato corto son especialmente poderosos. Estos poemas reflejan la dualidad de la existencia, reconociendo que la vida y la muerte son dos caras de la misma moneda.

24. Muero porque no muero – Santa Teresa de Jesús

Vivo sin vivir en mí
y tan alta vida espero
que muero porque no muero.

Vivo ya fuera de mí
después que muero de amor,
porque vivo en el Señor,
que me quiso para sí;
cuando el corazón le di
puso en mí este letrero:

Esta divina unión,
y el amor con que yo vivo,
hace a mi Dios mi cautivo
y libre mi corazón;
y causa en mí tal pasión
ver a mi Dios prisionero,
que muero porque no muero.

¡Ay, qué larga es esta vida!
¡Qué duros estos destierros,
esta cárcel y estos hierros
en que está el alma metida!
Sólo esperar la salida
me causa un dolor tan fiero,
que muero porque no muero.

Acaba ya de dejarme,
vida, no me seas molesta;
porque muriendo, ¿qué resta,
sino vivir y gozarme?
No dejes de consolarme,
muerte, que ansí te requiero;
que muero porque no muero.

25. Sobre la muerte – John Keats

I

¿Puede la Muerte estar dormida, si la vida es solo un sueño,
Y las escenas de dicha pasan como un fantasma?
Los efímeros placeres a visiones se asemejan,
Y aun creemos que el dolor más grande es morir.

II

Cuán extraño es que el hombre deba errar sobre la tierra,
Y llevar una vida de tristeza, pero que no abandone
Su escabroso sendero, ni se atreva a contemplar solo
Su destino funesto, que no es sino despertar.

Preguntas Frecuentes

¿Qué dice Pablo Neruda sobre la muerte?

Pablo Neruda exploró la muerte desde diversas perspectivas a lo largo de su obra. En poemas como “Si Tú Me Olvidas“, reflexiona sobre la conexión entre la vida, la muerte, el amor y el olvido, mientras que en otros versos aborda el dolor y la trascendencia.

¿Quién escribió el poema “La Muerte”?

El poema “La Muerte” fue escrito por el poeta colombiano José Asunción Silva.

¿Qué es la poesía para el alma?

La poesía es un bálsamo para el alma, un refugio donde podemos explorar nuestras emociones más profundas y encontrar consuelo, inspiración y significado en la experiencia humana.

¿”Cuando yo me vaya” poema?

“Cuando yo me vaya” es un verso que se encuentra en diferentes poemas, pero es especialmente conocido por ser parte de la canción “Cuando un Amigo se Va” del cantautor Alberto Cortez.

¿Qué dice el poema 12 de Pablo Neruda?

El poema número 12 del libro “Veinte poemas de amor y una canción desesperada” de Pablo Neruda es una oda a la belleza y al deseo, donde el poeta expresa su amor apasionado por una mujer.

¿Quién muere poema?

“Quién muere” no es el título de un poema específico, pero es una pregunta recurrente en la poesía que aborda la muerte, invitándonos a reflexionar sobre la fugacidad de la vida y la trascendencia del ser humano.

¿Qué decía Benedetti de la muerte?

Mario Benedetti abordó la muerte en sus poemas con una mezcla de melancolía, humor y esperanza. Reflexionaba sobre la pérdida, la ausencia y la posibilidad de un encuentro después de la vida.

¿Cómo se llama un poema sobre la muerte?

Un poema sobre la muerte puede tener diferentes nombres, como elegía, epitafio, réquiem o simplemente poema de muerte. El nombre dependerá del tipo de poema, su estructura y su temática específica.

¿Cómo se llama el poema que lamenta una muerte?

El poema que lamenta una muerte se llama elegía. Es un género poético que expresa el dolor y la tristeza por la pérdida de un ser querido, a menudo reflexionando sobre la vida y la muerte.

Conclusión

Los poemas de muerte nos ofrecen una forma de conectar con nuestras emociones más profundas y de encontrar consuelo en el arte de la palabra. Ya sea que estés buscando un poema para honrar a un ser querido, para celebrar el Día de Muertos, o simplemente para reflexionar sobre la naturaleza de la vida y la muerte, hay una vasta riqueza de literatura que te espera. A través de estos versos, podemos encontrar un entendimiento más profundo de nuestra propia mortalidad y un recordatorio de la belleza que existe en cada momento vivido.

Aquí tiene otras colecciones de frases que pueden interesarle:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¿Te ha gustado? Compártelo = 💝